De conformidad con lo comentado por algunas Asociaciones Provinciales en la pasada MAP, donde se solicitó aclaración sobre la forma correcta de proceder por parte del expendedor a la hora de realizar el proceso de trazabilidad de las labores de tabaco, os recordamos brevemente los pasos a seguir por parte de los estanqueros con puntos de venta asignados, con el fin de contar con información unificada y evitar posibles errores.

 En la práctica, las operaciones de trazabilidad que el expendedor con puntos de venta con recargo asignados está obligado a realizar  son  las siguientes:

  •  Recepción del producto, escaneo y remisión de la información al Repositorio Europeo. El expendedor con puntos de venta con recargo asignados está obligado a escanear y registrar los productos recibidos desde el Distribuidor que cuenten con Código de Identificación de Trazabilidad (Cajón, cartón o cajetilla…) disponiendo de un plazo de 24 horas para realizar esta operación y remitir la información al Repositorio Europeo. Por el momento, solo los cigarrillos y la picadura fabricados desde el 20 de mayo de 2019 cuentan con código de trazabilidad.

 

Se escanearán siempre las unidades de envasado más grandes. Si lo que se recibe es un Cajón, se escaneará únicamente el código adherido al Cajón, siendo posible también escanear los “Cajones de Picos” sin necesidad de escanear el interior. Toda la mercancía con código de trazabilidad debe ser escaneada.

  •  Operaciones de trazabilidad con los puntos de venta con recargo. El expendedor únicamente está obligado a escanear y registrar todas las operaciones de venta que lleve a cabo con sus puntos de venta asignados, por lo que las ventas a clientes particulares no deben ser registradas a efectos de la trazabilidad.

 

Con carácter previo al suministro de tabaco al pvr, el estanquero tiene que proceder al escaneo y registro de las labores, bien en su formato cartón o cajetilla, para su posterior remisión al Repositorio Europeo.

 

El estanquero dispone igualmente de un plazo de 24 horas para informar al Repositorio de la operación de venta realizada, recordando una vez más, que por el momento, únicamente se escanearán los productos con Código de Identificación de Trazabilidad (cigarrillos y picadura fabricada con posterioridad al 20 de mayo de 2019).

 

Recordaros que  estas obligaciones vienen recogidas en el Artículo 21.5 del Real Decreto 579/2017, de 9 de junio, que establece que “Todos los operadores económicos que participen en el comercio de productos del tabaco, desde el fabricante hasta el último operador económico anterior al primer establecimiento minorista, deberán registrar la entrada de todas las unidades de envasado de que dispongan, así como todos los movimientos intermedios y el momento en que dejan definitivamente de disponer de ellos. Esta obligación podrá cumplirse mediante el marcado y el registro del embalaje de unidades múltiples, como el cartón, la caja o palet, siempre que siga siendo posible el seguimiento y el rastreo de todas las unidades de envasado.”